Según la edad del comprador, comprar una casa presenta desiguales perfiles y se ubica en distintos enclaves. El sistema residencial de España se caracteriza por decantarse hacia la propiedad. Sin embargo, según cuál sea la edad de sus habitantes, las casas que se compran tienen a unas determinadas clasificaciones, presentan diferentes atributos y se ubican en distintos emplazamientos. A la hora de comprar una casa, hay que tener presente el factor edad, tanto la que se presenta en el tiempo de realizar la operación como la que se tendrá según el periodo de tiempo y usos que se tienen en mente para dicha residencia.

Hasta los 34 años: Alquiler o un apartamiento pequeño en propiedad

España es uno de los países europeos en los que los jóvenes tardan más tiempo en emanciparse. Esto se debe al nivel de recursos y a la precariedad laboral, juicios por lo que optan cada vez más por el arriendo. Es lo que se desprende del Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud, cuyo agente, Joffre López, contesta que “en 2014 más del 40% de las personas jóvenes emancipadas vivían de alquiler”. Una decisión que el consejero delegado de Foro Consultores, Carlos Smerdou, aconseja, vivir de alquiler permite “comenzar a guardar un poco para ingresar a la primera vivienda” en propiedad, ya que con esta modalidad los jóvenes “evitan desembolsos de comunidad e impuestos”. Sin embargo, existen situaciones en la que los jóvenes se deberían proponer la compra de una primera casa. Manuel Domingo Jiménez, bróker de Remax Ability en Madrid, asegura se esto ocurriría “cuando se tiene un trabajo permanente con excelentes ingresos”, así como “en situaciones de ingresos extraordinarios, como cesiones, donaciones o herencias”. López admite que las casas adquiridas por los jóvenes españoles de entre 18 y 34 años suelen ser “de segunda mano y de superficie reducida”, compradas en dependencia “de su localización y los flujos de intercambios que se producen con la familia”.

De 35 y 45 años: Entre la primera adquisición y la reposición

La crisis económica y el estallido de la burbuja inmobiliaria han presentado cambios. Según la opinión de los expertos, el estamento de población de entre 35 y 45 años es el que presenta mejores circunstancias para comprar una casa. Para Smerdou, esta edad es “óptima” para la adquisición de una vivienda, “ya que la situación económica de los clientes suele ser más estable”. Sin embargo, desde Foro Consultores distinguen entre los compradores de entre 35 y 39 años, que protagonizan “la compra de su primera vivienda”, y los compradores de más de 40 años, que se inclinan por la “reposición”, ya que se trata de “familias a las que se les ha quedado la vivienda pequeña y deciden salir a la búsqueda de una residencia más grande o cambiar a mejor zona”. En lo que respecta a la tipología de casas, Smerdou distingue entre “los que compran residencias pequeñas, ubicadas en la población en distritos más asequibles”, cuya edad está más próxima a la treintena, y aquellos que tienen como objetivo extender la progenie, que se desplazarían “a barriadas menos cercanas al centro de la capital, donde pueden obtener tres dormitorios para los hijos y cuentan con todo tipo de instalaciones propias para niños”. Asimismo, distingue a los compradores que por la crisis desarrollan su actividad laboral como autónomos, condicionamiento que hace que este estrato de población “aspire a tener una estancia más de las que necesita por el teletrabajo, que hace que sea obligatorio un cuarto como despacho”.

comprar una casa

Fuente de las imágenes: FreePick

De 46 a 60 años: El tiempo de la inversión

Los perfiles socioeconómicos de los clientes de entre 45 y 60 años los definen, según opina el consultor delegado de Foro Consultores, como comparadores con “una mayor seguridad económica y más ingresos, que ahora saben cuál es su posición y familiar y lo que quieren”. Un rasgo que, dadas las características del mercado inmobiliario español actual y debido a la bajada del precio medio de la residencia, sitúa a este tipo de comprador en el tiempo adecuado, y mayoritario, para una nueva reposición de su residencia habitual. Las mismas se vienen produciendo, matiza Domingo Jiménez, por la vía de la hipoteca, la cual asciende a una media de 200.000 euros, “ya que suele ser un cliente que cuenta con el 40%-50% del valor final de la vivienda”. En paralelo, las nuevas condiciones del mercado financiero, caracterizadas por el incremento de la financiación y la posición de competitividad de este estrato de población, que cuenta con capitales y el máximo esplendor adquisitivo en comparación con otros sesgos de edad, convierten a este cliente en el más indicado para verificar la compra de casa como inversión. De hecho, como sostienen desde Foro Consultores, la inversión en residencia en España se produce por parte de esta tipología de clientes, que tienen “una posición más holgada” y que toman la voluntad de gastar “ya sea para arrendar o para sus hijos”.

Más de 60 años: Pensando en la jubilación

El factor de compraventas en España disminuye cuando se trata de clientes de más de 60 años. Según confirman desde Remax, se trata de un rasgo de cliente que “no suele moverse de su vivienda habitual”, dadas sus circunstancias socioeconómicas actuales. No obstante, desde esta agencia indican que debido a las limitaciones que por demografía irán adquiriendo con el paso del tiempo, estos clientes han de considerar en residir y comprar “inmuebles adaptados a su edad, sin barreras arquitectónicas y cerca de servicios públicos de comunicaciones”. Las singularidades climáticas de la ribera española durante gran parte del año aún invitan a un municipal importante de compradores senior a obtener residencias en la playa. De hecho, en creencia de Smerdou, un estrato de este perfil de cliente ahora opta por “invertir en la playa para su jubilación”, a través de la compra de inmuebles que, por lo general, se caracterizan por “tener dos dormitorios”. Por último, desde esta compañía aseguran que son pocos los episodios en los que se recomienda la adquisición de residencia a este segmento de población en otros emplazamientos o como vivienda habitual, siendo esta inclinación un acontecimiento “raro” por parte de los clientes senior “a no ser que vivan en un chalet y quieran cambiarlo por un piso más pequeño”.

¿Quieres ver proyectos de casas modernas que hemos realizado en LIVING KITS?

Alguna de estas podría ser tu casa
Translate »